Entregar el talento

talento

Tuve a George Mc Robie como profesor en la Universidad de Pennsylvania. George, amigo y colaborador de Fritz Schumacher, autor de Lo pequeño es Hermoso, y que fue colaborador de Keynes, tenía perspectivas muy interesantes de la economía y en estos días he recordado sus anotaciones en clase respecto del empleo.

Afirmaba que el trabajo era el pilar fundamental de las relaciones sociales. El trabajo nos relaciona con otros y fundamentalmente nos permite desarrollar uno de los motores por excelencia de un ser humano…..entregar su talento, desarrollar sus dones. Hablaba de la necesidad de orientar la economía “como si las personas fuesen importantes”.

No quiero ahondar en el lugar más terrible de la situación actual, casi uno de cada dos jóvenes no tiene trabajo, la mayoría mucho más preparados que sus padres.

Me quiero referir a los que ya tienen empleo y la relación con las empresas actuales.

En los Diagnósticos de Cultura corporativa al preguntar a las personas de una organización por la Cultura Deseable, con frecuencia me encuentro que los niveles de la organización que se sitúan debajo de la línea de dirección, seleccionan “Aprovechar el talento de los empleados” como el valor más votado. Si otro de los valores frecuentemente más votados es “desarrollar las habilidades” estarían hablando de una fuerte motivación intrínseca…..”Sentirse útiles, crecer y entregar sus dones”. De otra parte las empresas se preguntan por cómo aumentar la motivación. ¿La pregunta entonces es, ¿porqué no funciona esta pareja de baile?.

Parece que las organizaciones no se atreven a tomar el talento de las personas dejando gran parte del peso de las relaciones en la transacción salarial y el tiempo de dedicación del empleado, que deja a las partes en una situación de profunda insatisfacción. En constelaciones organizativas uno de los principios es el equilibrio entre dar y recibir y si se toma en serio permite articular talento y compromiso.

La selección de las mejores empresas donde trabajar se basa en el IFT (Índice de Felicidad en el Trabajo) y el IQAT (Índice de Calidad en el Ambiente Laboral), que mide la satisfacción de los empleados con la empresa. Volvo-Brasil, cuya cultura conozco de cerca a través de trabajar con uno de sus principales proveedores, ha superado el 85% siendo elegida la mejor empresa de este país. Los empleados son preguntados frecuentemente sobre la empresa y los jefes reciben parte de su variable por la satisfacción de sus colaboradores. Innovación en la gestión de personas.

DAR A OTRO LA OPORTUNIDAD DE DAR TAMBIEN ES DAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *