¿Rebeldes o pensadores originales?

Pensamiento inconsciente de un pensador original

Voy teniendo antenas para identificar los rebeldes o los pensadores originales (me gusta más lo último, pero lo primero es más provocador); quizás porque yo he sido uno de ellos en algún momento de mi vida. Veo que se modela a las personas de resultados excelentes y se hacen estudios sobre las capacidades de los exitosos, pero conocemos muy poco de como funciona un rebelde o un pensador original. Por ello me gustaría dar pistas para identificar y quizás encontrar un mejor lugar en tu organización para un pensador original…aunque lleve en la frente el nombre de rebelde, y porque no,  para que des vuelo al pensador original que hay dentro de tí.

A veces me imagino a un rebelde teniendo un mantra inconsciente, un pensamiento que ni él o ella misma reconocen:  «Si pertenezco demasiado, me traiciono, o traiciono posibilidades de futuro».

Pistas para reconocer rebeldes o pensadores originales

Adan Grant nos da pistas para reconocer a los pensadores originales:

  • No solo tienen nuevas ideas, sino que se atreven a defenderlas….esto mientras la cambian por una nueva.
  • Destacan y comunican lo que están pensando acerca de algo. En algunos también la narrativa es parte de lo creativo. Poseen una narrativa diferente.
  • Dudan de la idea, pero no de sí mismos, de sí mismas.
  • No tienen miedo a decir estupideces, quizás tampoco a fallar.
  • Son resilientes, aunque sientan el difícil pulso del sistema por expulsarlos como si de un objeto extraño se tratase.
  • Son lentos, es decir, no son los primeros en hacer una tarea o talvez en comenzarla.
  • No se comprometen, y están listos para integrar nuevas ideas.
  • Son procastinadores, en el sentido que dejan incubar las ideas y siguen en ello hasta el último minuto. Es decir, dejan las tareas abiertas y tienen la habilidad de sostener la incertidumbre que ello conlleva.
  • Están más conectados con oportunidades no realizadas que con el éxito.

El efecto de un pensador original o un rebelde en una organización

Los rebeldes en su actividad generan nuevas conexiones en el «cableado organizacional».  La riqueza biológica de una empresa está en el mayor número de interacciones posibles entre sus miembros.  Si tenemos nodos que atraen demasiada la información formando polos de toma de decisiones muy cargados y el organigrama posee  cuellos de botella (por tener funciones demasiado estructuradas),  seremos menos flexible para responder al entorno de incertidumbre de los últimos años.

Contar con un pensador original en nuestro equipo, en nuestra organización es potenciar las ideas o propuestas de los miembros de la organización.  Se es más exitoso cuando se mejora sobre la idea de otro.  Los pensadores originales, si no lo saben, lo intuyen y no se cortan al momento de apoyarse sobre las ideas de otros y de ser capaces de reformular las suyas propias.

A veces es difícil encontrar una función clara para un pensador original pues a lo largo de su carrera van sumando distintas disciplinas, conocimientos, idiomas, contactos.  Y en este proceso no son lineales en la búsqueda de soluciones. Ya hay organizaciones que comienzan a reconocer que no caben en el organigrama, que no deberían tener un puesto, y quizás dejarlo opinar sobre casi todo.  En realidad es pensar sobre problemas, no sobre soluciones.  Las tecnológicas están reclutando filósofos para complementar equipos de ingeniería. Las empresas de lujo, ya no tienen un solo diseñador sino que buscan y contratan diseñadores «muy muy alternativos», pues como consumidores estamos haciendo «mezclas» de prendas que ya no se pueden clasificar como un estilo.  El estilo quizás es que ya no hay un solo estilo.

En fin, los rebeldes o pensadores originales encuentran su habitan natural en la periferia del sistema, en la frontera entre el NOSOTROS y ELLOS, y nos los podríamos encontrar del otro lado de la valla.  Ojalá ese lugar del otro lado de la valla lo podamos reconocer como parte de nuestro sistema de cableado organizacional, de lo contrario perderemos su talento.

¿Cuántos rebeldes tienes en tu organización?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *