Elogio de la lentitud (1)

Los hindúes con sus múltiples deidades giran alrededor de  dos conceptos, la quietud (stillness) representada por Shiva y el movimiento (action) representado por Shakti.

Shakti gira alrededor de Shiva movida por la acción mientras Shiva  observa en paz y eterna quietud.  En su frenesí  a Shakti se la representa con varias manos danzando mientras Shiva está sentado, la mayoría de las veces en actitud meditativa.

Captura-de-pantalla-2012-02-14-a-las-10.59.50

Si lo llevamos a la geometría, según el esquema adjunto, mientras más acciones tengamos,  más grande se hace la circunferencia; así, con una gran circunferencia, podemos  realizar el mayor número de tareas en un día o en un tiempo determinado.  Este es el concepto de eficiencia.  Y a medida que la circunferencia se hace más grande, más lejana está del centro.

Pero Shakti está enamorada de Shiva, su mayor deseo es llegar a él……..y continua girando alrededor suyo, solo que a mayor eficiencia mayor frustración siente.

Esta bella historia descrita desde la invención del sánscrito permite reflexiones interesantes sobre nuestra cotidianeidad.

Si asimilamos esta imagen a nosotros, la velocidad (eficiencia en la acción) y la amplitud de la circunferencia (eficacia en la acción) nos distancia de nuestro centro, de la posibilidad de entrar en contacto con nuestra vocación, con nuestra misión, con nuestro talento.

Si la llevamos a las relaciones, nos encontraremos con que deseamos relaciones desde nuestro centro, pero la mayoría de las veces, estas se encuentran mediadas por la acción, por la velocidad y amplitud de la circunferencia.  De esta forma nos alejamos  de relaciones marcadas por el centro, en donde es posible encontrarse y celebrar con el (la) otro(a) su vocación, su misión y compartir sus talentos.

Y llevado a las organizaciones, encuentro un gran potencial de creatividad e innovación cuando la velocidad de la circunferencia y el tamaño de la misma disminuyen.  Los talleres de trabajo grupales que planteo, consideran la lentitud como el elemento fundamental para lo que denomino “Caer en la cuenta de….”.   A veces creo los facilitadores/consultores/coaches vendemos lentitud, como un contrapeso al frenesí en el que las de las empresas y organizaciones se ven envueltas.  Más que un aprendizaje, una carrera hacia la erudición, un trabajo de facilitación debe ser  una invitación a la sabiduría y la creatividad que nos aleje de sentirnos víctimas.

En el mundo actual de miles de mensajes via twitter, el espacio de un taller es una gran oportunidad para tener cambios de perspectiva que al menos nos hagan ser conscientes de nuestro anhelo de contactar con el centro vital y desde allí contactar con los otros y compartir una misión.  El coaching sistémico plantea un espacio/tiempo  muy muy lento en donde cliente y facilitador permiten que emerjan dinámicas ocultas, invisibles bajo la velocidad circular de la cotidianeidad. Desde la lentitud, podemos, como Shiva, observar un sistema, sin juicios, con curiosidad y explorar soluciones novedosas que a veces la dinámica de la eficacia y la eficiencia no nos permiten ver.

LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS  “Saint Exupery”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *